El Resurgir de Polaroid

23/3/15




'The World is Mine' rezaba repetitivamente la letra de una canción de David Guetta, de cuando Guetta molaba. Y "the world is hipster" rezo yo. Sólo hace falta estar un poco dentro del mundillo de las tendencias para saber que San Francisco es la capital mundial desde la que se decide lo que se lleva y lo que no, y hace unos años los oriundos de la ciudad californiana decidieron que era hora de recuperar esas cámaras fotográficas analógicas que descansaban llenas de polvo dentro del arcón de trastos pertenecientes a nuestros padres o abuelos, especialmente las pertenecientes a la marca Polaroid.


Andy Warhol con su cámara Polaroid
Esta empresa fotográfica, fundada por Edwin Herbert Land en 1937, vivió su auge durante finales de los 60 y la década de los 70, años en los que era difícil encontrar una familia que no tuviera una cámara de la marca estadounidense en su casa. Sus versátiles cámaras y las icónicas fotografías que tomaban, con esa franja blanca alrededor de la fotografía, hacían las delicias de familias enteras que sostenían con ilusión la fotografía viendo como ésta se revelaba delante de sus ojos. Pero, como con todo, llegó la digitalización de la fotografía y la entrada en el mercado de las compañías asiáticas, y Polaroid no supo reinventarse. Una serie de malas decisiones en la década de los 90 en productos que no lograron el éxito esperado provocó que la compañía se declarase en bancarrota dos veces durante los 2000, provocando en 2008 la difícil decisión del fin de la fabricación de película fotográfica para sus cámaras, que ya se habían dejado de fabricar durante el año anterior.

Paralelamente y, de forma paradójica, en ese San Francisco hipster del que hablaba, en 2008 empezaron a aparecer los primeros gérmenes de la que hoy en día es una de las redes sociales más utilizadas del planeta: Instagram, que en la actualidad cuenta con más de 300 millones de usuarios. Finalmente, fue en 2010 cuando Kevin Systrom y Krieger Mike lanzaron en la Apple Store la popular aplicación de edición fotográfica, usando como logotipo inconfundible la icónica Polaroid One Step que tanto éxito consiguió durante los 70. La aplicación se viralizó de tal modo que, dos años más tarde, en su estreno para Android, consiguió más de un millón de descargas en su primer día en la Google Play Store.

Una empresa holandesa llamada 'The Impossible Project' supo ver de forma muy inteligente el filón que se les ponía delante de los ojos. Tenían una aplicación móvil cuyo número de usuarios aumentaba en cientos de miles a diario, que se fijaban en el logo optado por la misma, y una empresa en quiebra que había dejado de fabricar el papel fotográfico necesario para utilizar la cámara que aparecía en ese logo. La ecuación parecía sencilla, pero fueron los holandeses los únicos capaces de sacarle provecho. Tras unos comienzos difíciles, en los que su film era demasiado endeble a la luz solar (lo que provocó que un servidor tirase varios euros a la basura por fotografías veladas) y una calidad que no igualaba a la de los films fabricados por la empresa estadounidense, consiguió, poco a poco, un compuesto químico más firme que aumentaba la calidad de la fotografía y no la hacía tan sensible a la luz solar. 

Pronto se enteraron nuestros amigos hipsters de San Francisco del remember vintage que pretendía instaurar The Impossible Project y desenpolvaron las viejas cámaras de sus padres para comenzar a usarlas por la calle. No al mismo ritmo que los usuarios de Instagram, pero fruto de esa fiebre vintage que domina el mundo desde hace unos años a esta parte y de la que el que esto suscribe se declara enfermo, el número de personas que iba desempolvando la vieja cámara de sus padres se fue haciendo cada vez más grande. La fotografía analógica se volvía a poner de moda (si es que alguna vez dejó de estarlo), y personas de todo el mundo deseaban poder tener la oportunidad de palpar la fotografía, que es, sin duda, la principal ventaja de la fotografía analógica frente a lo digital. Las exigencias, tanto de calidad como de cantidad, iban siendo cada mayores para estos holandeses que tuvieron la valentía de apostar por un producto que había hecho cerrar a un gigante como Polaroid pocos años antes...

...Y los holandeses respondieron. Aparte de incuestionables mejoras en la calidad del film, fueron añadiendo distintas variedades a las típicas fotografías de franjas blancas, haciendo de la fotografía analógica algo incluso más divertido de lo que antes era. Ya no sólo existe la posibilidad de conseguir fotografías con las franjas blancas, sino que se puede escoger entre hacer que la fotografía se revele en blanco y negro, en magenta, en azul o a todo color, con la fotografía rectangular o circular, con franjas de colores, de motivos animales o florales, o incluso imprimir una fotografía de tu iPhone en formato Polaroid.

Film con motivos florales de TheImpossibleProject

Si tras esta entrada te han entrado ganas de rebuscar entre las cajas de trastos de tus padres o abuelos, no te preocupes si no encuentras una, no hace falta irse a una tienda de antigüedades para conseguirla. Basta con una simple búsqueda en portales de venta de artículos de segunda mano como EbayEtsyMilAnuncios o SegundaMano.es para encontrar algunas por un módico precio. Y, a la hora de elegir papel, lo único que necesitas saber es si tu cámara acepta films del tipo 600 o del tipo SX-70 para que se abra ante ti una extensa gana de posibilidades para elegir.

Con Polaroid enfrascada en las ventas de la Polaroid Cube, una minicámara de vídeo que pretende hacer la competencia a la GoPro, ahora sólo nos queda preguntarnos, viendo el éxito de The Impossible Project, ¿se animará la empresa estadounidense a resurgir y a volver a fabricar film fotográfico para sus cámara analógicas? Veremos.

Para acabar la entrada y, como una muestra de lo icónica que resultó la marca durante 20-30 años, dejo por aquí algunas fotografías bastante curiosas:

Arnold Schwarzenegger, 1977
Mick Jagger, 1975
Sylvester Stallone, 1979
Debbie Harry, 1980
Fidel Castro, con su cámara Polaroid
Johnny Depp, con su cámara Polaroid



1 comentario:

Pedro Martin dijo...

I want you for the Hipster Army. http://youtu.be/le_YrAPL48Q

Publicar un comentario